INTRODUCCIÓN

Los Sistemas Eléctricos de Potencia presentes en América del Sur se caracterizan por contener líneas de transmisión de gran longitud en cuyos extremos se localizan centros de generación y de consumo que provocan flujos de potencia importantes por dichos enlaces. Estas características topológicas ocasionan que deban estudiarse en detalle los fenómenos asociados a inestabilidades del tipo angular y tensión tanto en condiciones normales de operación como en casos de contingencia.

Las actuales exigencias a las que se ven sometidas las instalaciones de los SEP provocan que deban desarrollarse nuevas formas de detección y acción que impliquen tiempos mínimos de actuación con el fin de evitar efectos compuestos de colapsos angulares y de tensión.

El caso estudiado consiste en la detección y mitigación de fenómenos de inestabilidad angular y en tensión mediante la implementación de un esquema de sincrofasores, para atender a condiciones seguidas de eventos de contingencias extremas.

SISTEMA EN ESTUDIO

Características
El Sistema Interconectado Central de Chile se caracteriza por poseer un sistema de 500kV no enmallado el cual se extiende por más de 500km en sentido Sur-Norte. Esta condición topológica favorece a que la ocurrencia de fallas de gran magnitud provoque condiciones críticas para el sistema en estudio.

La demanda total sistémica se encuentra entre los 4000MW y 7000MW por lo que la pérdida de un vínculo de 500kV de 1500MW de capacidad afecta significativamente al sistema, pudiendo representar hasta aproximadamente un 37% de la demanda.

Contingencia Extrema
La contingencia estudiada provoca inicialmente la separación eléctrica del SIC en dos sub-sistemas (islas), al norte y al sur de la subestación Charrúa, completamente independientes entre sí. El sub-sistema importador permanecerá con déficit de generación, y el sub-sistema exportador permanecerá con exceso; en ambos casos el desbalance de potencia resultará igual a la potencia circulante por el doble circuito.